El tránsito lento es una molestia común de las personas del mundo hoy. Es común encontrar suplementos, alimentos, consejos y recomendaciones para poder ayudar a las personas que sufren de esta incómoda condición.

Pero una cosa es el tránsito lento y otra es el estreñimiento crónico. Las personas que sufren de esto no van al baño más de 3 veces a la semana, y cuando lo hacen es con mucha dificultad y terminan con la sensación de que no pudieron evacuar todo.

Usualmente son los adultos mayores y las personas embarazadas quienes se enfrentan más seguido a este diagnóstico. Pero no es exclusivo para ellos, y puede provocar incómodas complicaciones.

Hemorroides

Cuando tienes mucha dificultad para ir al baño y pasas mucho tiempo sentado en el baño, las venas del ano se pueden inflamar, lo que causa la inflamación del recto. Usualmente las hemorroides causan picazóninflamación e incluso pueden sangrar.

 

 

Fisura anal

Esto ocurre cuando el tejido del ano se rompe mientras intentas ir al baño, esto puede causar una fisura visible o solo una pequeña protuberancia en la piel, pero se caracterizan por provocar sangrado durante las deposiciones.

Existen tratamientos tópicos e inyectables para estos problemas, pero lo más importante es no dejarlo pasar, porque se podría convertir en una fisura crónica, que podría llevar a una cirugía.

Prolapso anal

Esta es una posibilidad a largo plazo para quienes tienen estreñimiento crónico. Un prolapso anal ocurre cuando un porcentaje del intestino grueso se “cae” de su posición original, e incluso se podría asomar por el ano.

Para evitarlo debes estar atento en caso de que sientas como si tus intestinos estén llenos, si es que tienes fugas de heces o mucosidad por el ano o si ves tejido blando sobresaliendo.

 

Retención Fecal

Cuando ya no vas al baño en mucho tiempo, ocurre que las heces se secan en los intestinos y se vuelve casi imposible poder eliminarlas. En la mayoría de estos casos se debe recurrir a medidas extremas como un enema, extracciones manuales o irrigación de líquidos en el intestino.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *