A pesar de haber luchado todo el partido, Erling Haaland no tuvo la actuación esperada para este partido por el título. Al delantero noruego le faltó compañía en los últimos metros del campo y fue bien dominado por los defensores del visitante.

Tras la final, y a pesar de haber perdido el título, Haaland tuvo un gesto para destacar. El ex Red Bull Salzburgo vio el cartel de un chico en la tribuna que le estaba pidiendo su camiseta y saltó las divisiones entre ubicaciones de espectadores y campo de juego sin dudarlo. El noruego le entregó la ‘9’ y el niño se llevó un recuerdo para toda la vida.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.